¿Dirigir desde el miedo?

Como dije en el primer post de mi blog, me gustaría ir compartiendo la visión y experiencia que he tenido trabajando casi un año con un Equipo Directivo de una residencia de mayores, que gestiona en base a la desconfianza y el miedo…..

Pero, ¿por qué? …. ¿Por qué una Directora que se supone que ha realizado diversa formación en el área socioasistencial y en la Gestión de Residencias, y que para más Inri, la Fundación en la que trabajamos, le sigue paganado cursos de reciclaje sobre cómo Gestionar equipos de trabajo….. actúa y piensa desde el miedo??

Tristemente así no se llega a ninguna parte. Trabajar dirigiendo una residencia y grupos de trabajo desde el miedo, sólo genera desconfianza, falta de estima, falta de cooperación y  de valor….. y si ya nos ponemos en el lugar del equipo gerocultor que ganan una media de 900€/mes……. ¿Con qué actitud van a ir a trabajar en un lugar donde continuamente desconfían de su trabajo a coste de ese sueldo, pero encima con alto nivel de exigencia porque somos profesionales y hemos de transformarnos hacia nuevos modelos de trabajo, como la ACP??

Este tipo de conducta sólo lleva a la incomodidad, al síndrome del Burn-out, a bajas laborales y a bajas voluntarias consiguiendo otro puesto de trabajo, donde se tenga la suerte de contar con un buen Líder como Director/ar…..o hasta abandonos de su puesto de trabajo porque no soportan más la situación de tiranía…..

Probablemente aunque esa persona que dirige desde el miedo, tenga “formación académica”, al final, una persona es o no es Líder…. ¿No sería necesario revisar las formas de dirección para evaluar a la persona que está a cargo de estos equipos?……

En los próximos meses me gustaría desarrollar estas ideas a través de una Investigación cualitativa que iré compartiendo, para si hay lugar, crear debate y diálogo sobre estos temas.

 

 

Anuncios

¿Cuidamos a las personas que cuidan?

Manos-sujetando-un-corazón

Después de haber trabajado casi un año, como Coordinadora y Responsable del Equipo Cuidador de una residencia de personas mayores y dependientes,  cuya capacidad total era  de 136 plazas  , me hago la siguiente pregunta: Si el Equipo Directivo no valora a su personal gerocultor, ¿estamos cuidando realmente a las personas que cuidan?

Y tristemente, la respuesta que obtengo es NO.

El equipo cuidador/gerocultor de una residencia es el pilar fundamental de ésta, son las personas que cuidan y asisten a las personas vulnerabes, dependientes y mayores que tenemos como usuarios.

Alguien se ha parado a pensar que si no cuidamos a nuestro personal cuidador, ¿cómo van a cuidar éstos a los usuarios en los que delegamos su atención?…..

Mi intención es analizar todo lo que he podido observar de la equívoca gestión de una Dirección de Residencia en la que se mueven por impulsos, por miedo, por desconfianza y en base a una constante anticipación por un  error futuro que no quieren que suceda, y que quizás no vaya a suceder, atormentando con escritos al personal cuidador…….. en vez de  trabajar diariamente generando un ambiente de confianza y armonía, donde trabajar y cuidar sea un placer, para que nuestros mayores estén todo lo mejor y bien atendidos que ellos se merecen.

En las siguientes entradas de mi blog me gustaría desarrollar un trabajo personal de la observación diaria que tras casi un año pude vivir en primera persona, como Coordinadora de un equipo cuidador formado por más de 40 personas, y poder ir generando así,  un espacio al pensamiento, a la visión global de las residencias, de los cuidados, de la atención a la discapacidad y dependencia, en conjunto con una línea de conocimiento clara y objetiva enfocada  a lo armonioso, porque estoy segura que dirigir equipos y una residencia de personas dependientes, no se ha de hacer ni desde el miedo ni desde la desconfianza al personal que cuida a nuestros usuarios……se ha de trabajar en la confianza y en la comunicación directa para que el objetivo final,  que es cuidar de manera integral a nuestros usuarios, se pueda cumplir satisfactoriamente.

/p>